lunes, 23 de agosto de 2010

125 ANIVERSARIO - DE LA LEYENDA A LA ESCUELA










Cada hôtel particulier de Buenos Aires guarda una anécdota, real o ficticia. El ingeniero Alfredo Cecci construyó suntuosos salones para la que fuera su residencia y se escribió la leyenda de que fue construida con la intención de alojar la ilustre visita del Príncipe de Gales, quien nunca piso sus pisos de roble de eslabonia o que fue una de las residencias, que el Conde de Devoto mandara construir y que no aceptó por pequeña y poco aristocrática.

Allí, en Lincoln 4325, Villa Devoto, funciona desde 1938 la Escuela de Educación Especial y Formación Laboral Nº 28 “Prof. Bartolomé Ayrolo”, encierra detrás de sus muros escaleras de mármol , gobelinos , ventanas con sus vitrales , arañas resplandecientes y una cúpula que deja entrar la luz a través de cristales de colores que nos acercan a una época pasada donde es posible rescatar los recuerdos para salvaguardar ese patrimonio histórico cultural que a todos nos pertenece.

La Institución abrió sus puertas en forma oficial el 19 de Septiembre de 1885, en la calle Defensa 1343 y fue la culminación de gestiones y acciones iniciadas por el Sr. Facio, padre de un niño sordo. Ya en 1882 el Dr. José Terry presentó ante el Congreso Pedagógico de ese año, un proyecto para educar a más de 10.000 sordos. Fue el Ministro de Instrucción Pública, Dr. Wilde, durante la presidencia del Gral. Roca, quien se encargara de la creación definitiva del Instituto Nacional de Sordomudos (nombre con el que nació la actual institución). Paralelamente se creó la Escuela Normal del Instituto de Sordomudos y allí egresó el primer profesor de sordos argentino: Bartolomé Ayrolo, quien en 1894 asumió como director de la novel escuela.
Hoy la Escuela de Educación Especial y Formación Laboral Nº 28 “Prof. Bartolomé Ayrolo” es como entonces pública y gratuita y depende del Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La Escuela de Educación Especial y Formación Laboral Nº 28 “Prof. Bartolomé Ayrolo” nació bajo la filosofía oralista, pero en el presente ha reconceptualizado su visón de la pedagogía orientada a la enseñanza del sordo tomando como valor educativo a la Lengua de Señas de la Comunidad Sorda Argentina, es así que hoy la escuela se inscribe dentro de la filosofía Encuadre Bilingüe.